Nuestro país atraviesa por un lamentable clima de inseguridad que ha venido creciendo al paso de los últimos años, que junto a una incorrecta impartición de justicia, han originado una seria descomposición social que afecta el desarrollo nacional al igual que la competitividad de nuestra economía.

Hoy en día vemos en las carreteras que existe un imparable fenómeno de robos el cual se ha vuelto una amenaza para quienes transportamos los insumos, así como artículos que la industria produce o transforma para el consumo de los mexicanos.

Ante la gravedad del tema, en días pasados, las autoridades encargadas de la seguridad junto con industriales y transportistas llevamos a cabo reuniones para definir en conjunto las acciones de fondo que ayuden a bajar el índice delictivo del crimen organizado.

En principio, será la colaboración, coordinación y comunicación estrecha de todos los actores involucrados en el sector transporte como se reforzará la lucha contra la delincuencia. Los recientes acercamientos con las autoridades están encaminados a delinear la estrategia al combate al crimen, al cual debe subirse la participación de estados y municipios porque tienen mucho que aportar a este enorme reto.

Sin duda, hay que sumar voluntades; hay mucha labor que hacer para mejorar la seguridad. Por eso, nuestra institución decide permanecer atenta y en colaboración para trabajar por la tranquilidad y certidumbre de las empresas de nuestros socios.

 

Rogelio F. Montemayor Morineau

Presidente Nacional