LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO

Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

 

LIC. MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG

Secretario de Gobernación

LIC. RENATO SALES HEREDIA

Comisionado Nacional de Seguridad

MINISTRO LUIS MARÍA AGUILAR MORALES

Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

 

MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOSA

Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores

 

SEN. PABLO ESCUDERO MORALES

Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores

 

DIP. MARÍA GUADALUPE MURGUÍA GUTIÉRREZ

Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

A LA OPINIÓN PÚBLICA:

 

 LA PROBLEMÁTICA

En tan sólo los últimos 3 años, las empresas del autotransporte de carga han resultado seriamente afectadas por una imparable escalada de robos que azota en las carreteras del país.

Observamos una problemática compleja en donde la capacidad y procedimientos del Estado, en sus diferentes niveles, ha quedado totalmente rebasado por la acción de grupos delincuenciales organizados que han diversificado sus operaciones a otras actividades criminales, encontrando en el transporte carretero un blanco apropiado para allegarse de recursos.

El robo al transporte de carga está presente, materialmente, en todo el territorio nacional, concentrándose hoy en día en la región Oeste, Centro, Noreste y Sureste del país y en corredores industriales de importantes volúmenes de producción.

Por lo que lamentablemente podemos decir que hoy nuestras carreteras se han convertido en “tierra de nadie”.

El autotransporte de carga es un eslabón primordial que integra la cadena productiva nacional, encargado de llevar el abasto de todo lo que consumen y producen los mexicanos a lo largo y ancho del país, un sector dinámico que contribuye al desarrollo de la economía al movilizar el 81% del valor de la producción nacional y el 56% de la carga total en nuestro país.

Sin embargo, los transportistas observamos una verdadera falta de interés en el sector por parte de las autoridades y legisladores, al no considerar la verdadera trascendencia y alcance que significa la labor, así como el servicio del transporte de carga en México.

 

LA DENUNCIA

Los transportistas agremiados en CANACAR estamos sufriendo seriamente los daños directos y colaterales de la inseguridad. La incapacidad de la autoridad, en los tres niveles gobierno, de frenar la operación y desplazamiento de los grupos delincuenciales, ha hecho vulnerable a los transportistas en las carreteras del país en donde son despojados tanto del tractocamión, el remolque y la carga, misma que puede ser desde la materia prima hasta el producto terminado para su comercialización.

Hoy, estamos frente a una crisis de seguridad en todo el país, en el que la ausencia de un proyecto verdadero de Estado para combatir la delincuencia ha motivado ya la generación de otros delitos como la extorsión, secuestro, bloqueos, violencia en contra de nuestros operadores, vehículos y empresas, además de otros problemas, como el déficit de operadores en el sector por la inseguridad y el riesgo de perder la vida.

El Estado es el encargado de generar las condiciones necesarias para que el autotransporte y sectores productivos desempeñen sus funciones de manera adecuada y favorable.

Pero desafortunadamente, el gobierno ha caído en una práctica en donde pareciera atender y escuchar el reclamo de la sociedad pero, en la realidad, no hay respuestas ni acciones de su parte. Por más reuniones e innumerables mesas de trabajo que hemos realizado con la autoridad, la situación grave continúa sin atenderse correctamente. No tenemos soluciones más que una reiterada indiferencia y su poca capacidad de respuesta ante la operación sistemática de la delincuencia.

Al paso de los años, CANACAR ha venido denunciando los hechos y ha presentado propuestas para revertir la tendencia creciente de la inseguridad que se vive en las carreteras, sin encontrar un planteamiento decidido y coordinado por parte del gobierno para enfrentar y castigar a los delincuentes.

Ante el fuerte problema que se ha desbordado sin control, vemos que en nuestro país la inseguridad genera incertidumbre y desconfianza de los inversionistas nacionales, sectores productivos y la sociedad mexicana, por lo que debiera ser de la mayor atención para el Estado por tratarse de un tema de Seguridad Nacional.

México está en la lucha permanente de insertarse en la economía global: ha realizado importantes reformas estructurales en el país; busca instalarse como una gran plataforma logística de calidad mundial; es un gran receptor de importantes inversiones extranjeras y quiere participar en la modernización de TLCAN. Sin embargo, México encuentra en sí mismo su principal obstáculo para lograr desarrollarse en estos ambiciosos proyectos: la inseguridad y violencia.

Los empresarios de CANACAR condenamos la pasiva actitud de nuestras autoridades y legisladores responsables de transformar el inoperante combate en contra de la delincuencia, en donde la descoordinación entre órdenes de gobiernos favorece los movimientos y acciones ilegales de los delincuentes.

Mientras tanto, los números demuestran que, lo que resta del año 2017, la tendencia del incremento continuará, ya que se estima que el robo de carga incremente 37% respecto al año 2016, en donde las empresas aseguradoras están retirándose del mercado y las pocas que quedan han incrementado las pólizas hasta en 200 por ciento, incrementando sustancialmente el costo logístico en nuestro país afectando, en consecuencia, su competitividad.

 

LA LEGISLACIÓN

Hoy en día, el robo al autotransporte se penaliza como un delito del fuero común, lo cual complica la persecución y seguimiento del mismo e imposibilita llevar una estadística real de los eventos.

De forma inverosímil, el crimen encuentra un aliado perfecto en la legislación actual pues, tanto el robo en carreteras que sólo es tipificado como un delito del fuero común, y la forma como operan las bandas, la propia ley da ventaja al delincuente para evadirse ante la falta de coordinación entre todas las autoridades involucradas, lo que hace materialmente imposible la detención de quienes comenten el ilícito.

Por ello, requerimos urgentemente el apoyo de los legisladores del Congreso de la Unión para que, en breve, sean aprobadas las iniciativas de ley existentes en el sentido de reconocer el robo al autotransporte de carga como un delito Federal.

 

EL LLAMADO

Es urgente la intervención decidida de nuestros gobernantes.

La sociedad mexicana y los sectores productivos del país exigimos soluciones. México vive el hartazgo de la ola de inseguridad y experimenta la indignación e impotencia de ver que el Estado no es capaz de garantizar un elemento primordial para la convivencia social: la seguridad pública.

Los empresarios del transporte levantamos nuestra voz y expresamos nuestra inconformidad por la inacción de nuestras autoridades ante el gran problema de inseguridad en México, por lo que hacemos un llamado a la sociedad en general, industriales, sectores económicos y productivos del país a sumarse a esta exigencia de la implementación de una verdadera estrategia integral nacional de seguridad que brinde tranquilidad social y encauce el bienestar del país.

En CANACAR estamos atentos y listos para colaborar. Nuestra institución está en el mayor de los compromisos, como siempre, de trabajar día a día para tener un transporte moderno y eficiente. Los empresarios afiliados a nuestro organismo queremos abonar al desarrollo social y económico del país anhelando vivir en un México en paz.

#JuntosXlaSeguridadPública

 

Atentamente

Ing. Rogelio F. Montemayor Morineau            Mtro. José Refugio Muñoz López

     Presidente Nacional                                   Vicepresidente Ejecutivo

 

Ciudad de México a miércoles 26 de julio de 2017.