A partir del primer día de 2017 se estableció un nuevo mecanismo para determinar los precios de los combustibles en México, este nuevo esquema elevó, en promedio, 16.5% el precio del diésel (comparado con el precio de diciembre de 2016). Esta alza generalizada en los combustibles desestabilizó socialmente al país, impactó a diversas industrias, entre ellas, al autotransporte de carga provocando un cambio sustancial en la manera de ofrecer el servicio y el modo de ver el negocio.

CANACAR inmediatamente se dio a la tarea de buscar una forma de mitigar el impacto en el sector del alza desproporcionada de los combustibles; por lo cual, los integrantes de la Comisión Nacional Ejecutiva (CNE), encabezados por Rogelio F. Montemayor Morineau, presidente nacional de @canacarmexico, sesionaron de manera urgente para definir la estrategia a seguir y las gestiones correspondientes ante las autoridades federales.

En entrevista con CANACAR Comunicación, Montemayor Morineau, señaló que la primera acción fue solicitar una reunión urgente con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la cual se sostuvo con Yuriria Mascott Pérez, subsecretaria de Transporte, a quien se le presentó la postura del gremio y se le pidió, por su conducto, gestionar reuniones con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Secretaría de Economía (SE).

“Asimismo, publicamos una carta abierta e iniciamos una intensa campaña en los medios de comunicación para hacer pública nuestra opinión sobre este tema”, agregó. Posteriormente, se firmó con la SCT y otros sectores del transporte y la construcción un acuerdo de solidaridad en apoyo y fortalecimiento de la economía nacional y la estabilidad social, “en el cual mostramos nuestra disposición de trabajar en conjunto para llevar a cabo acciones que reduzcan el impacto de este aumento en el precio de los combustibles”, explicó @rmontemayorm.

La primera reunión se sostuvo con el jefe del SAT, Osvaldo Antonio Santín Quiroz, “a quien le expusimos nuestras propuestas, entre ellas, poder deducir el 100% del IEPS acreditándolo contra el ISR e IVA y el acreditamiento del 100% de las autopistas”, detalló. Una vez escuchado el planteamiento transportista, Santín Quiroz, los remitió con el subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher Linartas, a quien se le explicaron estas propuestas agregándole la preocupación del sector en relación al avance lento de la modernización del parque vehicular y la necesidad urgente de darle mayor apoyo el micro y pequeño transportista, a fin de acelerar la chatarrización de las unidades obsoletas.

La postura de los funcionarios fue abierta a escuchar y analizar las propuestas presentadas por CANACAR, dijo @rmontemayorm. Después se sostuvo una reunión con el subsecretario de Industria y Comercio de la SE, José Rogelio Garza Garza, “en donde le planteamos un mecanismo para mitigar el impacto del alza de los combustibles hacia el sector transportista”, comentó. De manera paralela, se buscará presentar dicha solución a la COFECE, cuya reunión, al cierre de esta edición, estaba pendiente de celebrarse.

“La respuesta por parte de las autoridades federales ha sido receptiva a nuestras propuestas y nos han mostrado su disposición para revisar y analizar los planteamientos e ideas propositivas que hemos puesto sobre la mesa; por lo que, seguiremos trabajando en conjunto con ellas a fin de establecer mecanismos que aumenten la competitividad y formalidad del sector”, finalizó el líder gremial.