Realizar una campaña de difusión y orientación, mejorar los procesos de carga y descarga para reducir los tiempos de espera, adecuar las rutas origen-destino en función de la norma, digitalizar la bitácora de horas de conducción, diseñar e implementar un programa de paradores seguros, agilizar las revisiones de la autoridad con dispositivos tecnológicos, establecer protocolos para evitar bloqueos carreteros y diseñar un sistema de información sobre el estado de la red carretera, son las propuestas de CANACAR para el desarrollo de la NOM 087 de tiempos y pausas de conducción, las cuales para Adolfo Elim Luviano Heredia, titular de la Dirección General de Autotransporte Federal (DGAF), “son la siguiente etapa o el segundo paso en la implementación de esta norma”.

En entrevista para CANACAR Comunicación, dijo que el diseño de esta disposición fue el resultado de un esfuerzo que nunca se había hecho y que atiende un tema fundamental: la seguridad vial, la cual debe abordarse de manera integral. “No sólo debemos enfocarnos en las configuraciones vehiculares, pesos y dimensiones, o sólo en los conductores, debemos atender la seguridad vial desde un punto de vista integral”. Señaló que en la medida en que esta norma se aplique y se vigile su cumplimiento muchos de los accidentes viales se evitarán.

En relación a la NOM 012 de peso y dimensiones, explicó que someterla a una revisión anticipada permitió adecuarla con requisitos de seguridad para todo tipo de configuraciones, a fin de garantizar que éstas sean más seguras al circular en las carreteras. Resaltó que se avanza en la modificación de la NOM 035 de remolques y semirremolques, con el objeto de evitar que se fabriquen convertidores (dolly) de mala calidad o inseguros.