Autotransporte: sector de respeto y admiración que nunca deberá ser olvidado: IRU

En nombre de la IRU, quiero agradecer a CANACAR por invitarnos a contribuir en la Edición Especial de su Anuario: “La fuerza del autotransporte de carga 2020” para discutir brevemente lo que ha sido un año excepcionalmente desafiante.

Umberto de Pretto, Secretario General de la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU).

 

Principalmente se destacan dos temas: El reconocimiento generalizado de la vital importancia que el autotransporte de carga tiene y la urgente necesidad de recibir el apoyo necesario para la industria, para así poder sobrevivir la pandemia del COVID-19.

Me llena de gran inspiración, la increíble valentía y altruismo que muestran los operadores, los gerentes, el personal de mantenimiento y muchos otros involucrados para mantener en funcionamiento las cadenas de suministro, así como el abastecimiento de anaqueles con productos esenciales. Estos hechos dan testimonio de la contribución del autotransporte durante la pandemia mundial, objeto de reconocimiento y admiración de todos que nunca deberán ser olvidados.

Es fundamental que ahora, más que nunca, nuestra industria presente una voz unificada para solicitar las medidas de apoyo que necesitamos para seguir operando y satisfaciendo las necesidades de la sociedad en todo el mundo. Hoy en día, la gente espera ver que los anaqueles de los supermercados, farmacias, tiendas de mascotas y gasolineras estén completamente abastecidas, así como también esperan que los productos lleguen a tiempo a su puerta. La sociedad está más consciente que nunca, del papel clave que desempeña el autotransporte en la vida cotidiana y sus expectativas para que la industria continúe cumpliendo con esta tarea de vital importancia.

Muchos segmentos del autotransporte se enfrentan a la ruina financiera. Los gobiernos y los líderes del sector público deben reconocer que los indicadores clave apuntan a una ola inminente de insolvencias en la industria debido a la disminución del flujo de efectivo y reservas así como también la desaparición de los flujos de ingresos.

Estas quiebras tendrían un efecto devastador sobre la economía mundial y en la capacidad de recuperación de la pandemia.

No debemos permitir que eso suceda. IRU espera continuar trabajando con los líderes y miembros de CANACAR, así como con otros miembros y socios de IRU en la región, para asegurar que nuestra industria emerja más fuerte, con mayor reconocimiento y apoyo económico, y pueda continuar sirviendo a los ciudadanos de México, Norteamérica y el mundo. Estamos esperanzados en informar sobre un entorno operativo mundial mucho más favorable en el Anuario CANACAR 2020.

X