General, Noticias

El destino del autotransporte de carga con el T-MEC

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), beneficiará a la industria del autotransporte de carga en la región, en la medida en que se clarifiquen las reglas de operación en puntos específicos y se libere al gremio de papeles y restricciones, coincidieron Derek Leathers, presidente y CEO de Werner Enterprises (EU); Dan Einwechter, fundador de Challenger Motor Freight (Canadá) y Jorge Alberto Casares López, director general de Alianza Trayecto (México).

Al participar en el webinar organizado por la Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU) “Del TLCAN al T-MEC: ¿Qué impacto tendrá para el autotransporte de carga?”, Leathers fue claro al señalar que este nuevo acuerdo es un TLCAN mejorado, y que llega para dar mayor certeza jurídica y laboral para todos los sectores productivos de la región, al tiempo que representa una nueva oportunidad para fortalecer la integración de las cadenas de valor. “Tenemos que trabajar hacia una estandarización de procesos en los 3 países, hacia tener responsabilidades para poder saber dónde están los cuellos de botella para que, cuando ocurran, quien deba cambiar lo haga”, dijo.

El empresario norteamericano definió al T-MEC como una “asociación de vecinos, en la que resulta crucial conocer profundamente las nuevas reglas, obligaciones y empezar a ver el acuerdo desde el retrovisor y apuntalar los objetivos que persigue el acuerdo”.

Por su parte Einwechter, dijo que cuanto más fácil sea la transportación de mercancías, más bondades podrán aprovecharse en el nuevo T-MEC. “En Canadá el 70% de nuestras exportaciones van a EU, y el 40% de nuestro PIB depende de EU, ya era hora de hacer crecer el anterior tratado. Aquí no hay amigos, y quien lo haga bien, va a poder crecer, dijo”.

Advirtió que uno de los “puntos flojos” dentro del nuevo acuerdo está a nivel transfronterizo y coincidió en ir desmenuzando las reglas con mayor claridad.

Asimismo, dijo que en la medida en que “más nos deshagamos del papeleo, será mucho mejor. Un auto va y viene entre fronteras hasta 7 veces antes de que se pueda empezar a fabricar completamente. Algunos les encanta los controles, pero la realidad es que no los necesitamos tanto. La tecnología hoy por hoy nos ofrece la oportunidad de ser más eficientes en frontera, y podemos mejorar mucho”, dijo.

Refirió que, dentro de 10 años, visualiza un flujo totalmente libre de conductores de camiones en los 3 países. “Como si no hubiese frontera. Entregas de punto a punto como si se tratara de una sola región. Me encantaría que no haya problemas de leyes laborales, y que todos crezcamos de manera justa y equitativa”, expuso.

Finalmente, Jorge Alberto Casares López, director general de Alianza Trayecto, dijo que en el nuevo T-MEC debe verse al transporte como la columna vertebral para el franco crecimiento de la región, y el mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos.

“Hace 26 años el TLCAN nos retó a competir bajo estándares internacionales, a reducir la edad de la flota, y a sextuplicar las capacidades industriales. Antes hacíamos 150 embarques al mes. Hoy, tenemos quienes que nos ofrecen esos embarques en un día. Y el T-MEC es seguir en esa línea de crecimiento con mayor certeza en algunos puntos que habían quedado rebasados”.

Casares consideró que el nuevo T-MEC será exitoso en la medida en que se respeten los principios del respeto, el cumplimiento de acuerdos y se propicien relaciones ganar-ganar para todos.

A petición de Martín Rojas, Senior Adviser for the Americas, IRU, –quien fungió como moderador del panel–, Casares expuso que la seguridad vial es uno de los temas que más cuidado e inversiones representan para las empresas de autotransporte de carga mexicano, seguido por asuntos relacionados con el cuidado al ambiente y el cumplimiento de las normas regionales.

“Para mi, la seguridad no es negociable. Partimos de la seguridad en la aviación: cero tolerancias a accidentes. Hemos implementado desarrollos tecnológicos de Europa y EU en sistemas de capacitación y la operación de los propios camiones”, afirmó.

El directivo añadió que en Alianza Trayecto se imparte capacitación semanal mandatoria a los 4 mil operadores que emplea, y por regla, no pueden salir a carretera si no aprueban el protocolo. Asimismo, dijo que en los servicios transfronterizos cuenta con una flota de 220 camiones equipados con sensores de proximidad, superando los estándares de la unión americana.

“Para nosotros estos acuerdos representan un profundo compromiso de fondo y nos obliga a reinventarnos. Y vemos que el transporte va a tener que se libre, es una esperanza, donde hagamos una verdadera alianza del transporte de América del Norte, para mantener a la sociedad abastecida de insumos y segura”, concluyó.