General, Noticias

Empresas integradoras, alternativa para aprovechar el T-MEC

Como un impulso a la competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas del sector, la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) presentó la figura de las empresas integradoras como una alternativa para fortalecerse y aprovechar las oportunidades que representa el nuevo T-MEC.

Al encabezar el último webinar del 2º Ciclo de Conferencias CANACAR, José Refugio Muñoz López, vicepresidente ejecutivo de CANACAR, presentó la propuesta ante más de 180 socios de todas las regiones del país, como un instrumento que permitirá posicionar de mejor manera en el mercado a las PyMES. “Si les parece bien, esto que hoy ponemos a su consideración, va a formar parte de la agenda que CANACAR impulsará ante el gobierno como el órgano de interlocución que somos”, dijo.

La importancia de la propuesta radica en que la estructura empresarial del sector está mayormente compuesta por micro y pequeñas empresas. De acuerdo con Irla Espinosa López, directora de Desarrollo del Autotransporte, con datos de SCT, en 2019 se registraron 147 mil 966 microempresas, que emplean hasta 10 personas, y que representan el 81.8% del total de permisionarios establecidos en el país. Mientras que las pequeñas –de 11 a 50 empleados–, ascienden a 28 mil 318 empresas que alcanzan el 15.6% del total. En suma, micro y pequeñas empresas representan el 97.4% del sector nacional.

La directiva abundó en que aún y cuando el autotransporte contribuye de forma importante en el crecimiento económico, la principal debilidad es la estructura de dispersión de las unidades económicas, lo que genera desventajas, como un rango de competitividad bajo, flota vehicular obsoleta, elevados costos de operación, repercusiones al medio ambiente, bajo nivel de profesionalización, falta de financiamiento, y da pie a la informalidad.

En su turno, Jorge Santander, titular de la Unidad de Estadística y Estudios Económicos explicó que el autotransporte en México actualmente cuenta con políticas y programas para impulsar su competitividad, los cuales se instalan en el Plan Nacional de Desarrollo, Programas Sectoriales de Economía y de la SCT.

“Las empresas integradoras se definen como empresas de servicios especializados que asocian a personas físicas y morales de escala micro, pequeña y mediana, y su objetivo fundamental es organizarse para competir en los diferentes mercados”, explicó.

Abundó en que las empresas integradoras no participan de manera directa o indirecta en el capital social de cada una de las empresas integradas por lo que no hay fusión de capitales.

En su turno, Bárbara Pérez, analista fiscal de CANACAR, expuso que el sector ya cuenta con la figura fiscal adecuada para las empresas integradoras, dentro del llamado régimen de los coordinados, entendida como una persona física o moral que realiza exclusivamente actividades de autotransporte terrestre de carga o complementarias a dichas actividades y que tenga activos fijos o activos fijos y terrenos, relacionados directamente con dichas actividades.

“No es necesario que el Integrante sea socio o accionista de la persona moral Coordinado, ya que solo le “entrega” los activos relacionados con la actividad para que el Coordinado los administre.  El integrante conserva la propiedad del activo o los activos entregados”, afirmó.

En tanto, Omar Eduardo Paniagua responsable de la Unidad de Análisis Legislativo de la cámara, expuso que el primer paso para constituir una empresa integradora es decidir qué tipo de empresa se desea constituir. “La recomendación es implementar una Sociedad Anónima, donde como mínimo se requieren 2 socios y se puede implementar un Consejo de Administración”, dijo.

El siguiente paso es crear un acta constitutiva, donde se defina el nombre, nacionalidad, domicilio, objetivos, fijar importe de capitales aportados por los socios, establecer la duración de la empresa, designar como se realizará la administración, entre otros rubros.

Lo siguiente es solicitar ante la Secretaría de Economía permiso para constituir la nueva entidad comercial. Luego se debe realizar el registro de la propiedad, el correspondiente al IMSS y obtener autorización ante demás autoridades correspondientes, dependiendo del giro de la empresa: Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Secretaría de Ecología y Medio Ambiente, Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

De acuerdo con José Refugio Muñoz López el concepto de empresas integradoras no es nuevo; sin embargo: “Desde nuestro punto de vista esta puede ser una opción para que las PyMES puedan enfrentar los retos y las oportunidades del T-MEC”, dijo.

Abundó que, a 31 años de la desregulación del sector en México, es fundamental que la visión del gremio ya no se concentre sólo en el tamaño de la industria en México, si no que observe el tamaño del mercado que representa la región de Norteamérica.

“Tan solo en EU se concentra el 6.5% de la población mundial. Y entre los tres países se genera el 18.35% del PIB global”, asestó.

El directivo también destacó el papel que ha desempeñado el autotransporte en la integración entre México, EU y Canadá. Tan solo del PIB regional se generan 23,916,735 millones de dólares, de los cuales el Autotransporte de Carga totaliza 223,460 millones de dólares, contribuyendo con el 0.93% del valor agregado de la Región de Norteamérica.

Finalmente, Enrique González Muñoz, presidente nacional de CANACAR, dijo que, si bien es cierto que los tamaños y las modalidades de las empresas siempre van existir, lo fundamental para la cámara es proporcionarles las herramientas para que sean cada vez más competitivas.

EL DATO

A lo largo de 7 días, este 2º Ciclo de Conferencias contó con más de 3 mil participantes, que se traducen en más de 10 horas de capacitación efectiva.